sábado, 3 de agosto de 2019

La Villa de Nerón en Anzio



Reconstrucción de la Villa de Nerón en Anzio

Nerón nació en Anzio, una ciudad costera situada a unos 50 kilómetros de Roma. Siempre se sintió muy vinculado a su lugar de origen, por lo que realizó allí varias construcciones de las que aún se conservan restos, como el puerto o una espléndida villa a la orilla del mar en la que se escapaba cada vez que quería huir de la presiones del poder. En ella se encontraba cuando estalló el famoso incendio del año 64.
Construida sobre una estructura de época republicana, actualmente sus restos (que se extienden durante más de 800 metros por la misma orilla del mar) se encuentran en las cercanías del antiguo faro, formando parte de un bello parque arqueológico.


En su primera etapa de construcción la villa fue edificada al oeste del faro. Augusto la remodeló, pero el edificio seguía siendo muy humilde para alguien tan megalómano como Nerón, por lo que éste la amplió siguiendo los rasgos estilísticos de su Principado cuya obra cumbre es la casa más fastuosa jamás construida: la Domus Aurea.


Los restos de pavimentos y mosaicos encontrados son de exquisita factura. A través de un largo pasillo se llegaba al peristilo y desde allí a una zona de huertos y jardines. Destacaba un gran mirador semicircular presidido por una columnata, similar a la Villa de Tiberio en Capri. El frente marítimo era muy equilibrado y elegante, con una construcción en terrazas y un magnífico pórtico. Éste se componía de una exedra cuadrangular, decorada por columnas en la parte central- Toda esta zona estaba flanqueada por grandes nichos adornados con esculturas tan espectaculares como la Muchacha de Anzio atribuida a Leocares. Otras esculturas insignes que se encontraron entre las ruinas de la villa fueron el Apolo del Belvedere o el Gladiador Borghese. Todas son ejemplos de la gran suntuosidad que escondía la villa.

Ninfeo. Anzio. Museo Archeologico di Villa Adele

Detalle

Una serie de pasillos, túneles y escaleras conectaban las habitaciones superiores con las de abajo, donde se alternaban ninfeos, espacios termales, fuentes, terrazas y miradores. En el lado sur en concreto, una serie de arcos se abríann como ventanales directamente al mar.
La villa fue engrandecida por otros emperadores como Domiciano, Adriano o Septimio Severo.

Villa de Nerón

Nuevamente estamos en agosto, el mes dedicado al divino Príncipe. Felices vacaciones a todos. Volveremos en septiembre.

jueves, 25 de julio de 2019

Guerra y Paz con Partia


Mapa de Armenia en tiempos de Nerón
Fuente: Di www.armenica.orgUploaded to en.wikipedia by en:user:Nareklm - Armenica.orgUploaded to en.wikipedia: en:Image:20tigranes95-66.gifThe original source of the Map is: Robert H. Hewsen "Armenia: A Historical Atlas". The University of Chicago Press, 2001 ISBN 978-0-226-33228-4. Map 20 (The Empire of Tigran the Great, 95-66 BC), page 34., CC BY-SA 3.0, 

Mientras Roma se iba recuperando progresivamente de los escándalos en la vida personal del emperador, las provincias estaban en paz y las fronteras seguras.
En el año 63, se firmó un tratado de paz entre Roma y Partia. Se permitia que Tiridates, hijo del rey de Partia, accediera al trono de Armenia, tras viajar a Roma y postrarse a los pies de Nerón, quien lo coronaría.
Así se resolvía un conflicto que se había iniciado en el año 55, al poco tiempo del ascenso de Nerón al trono imperial. Armenia, reino vasallo de Roma, había derrocado a su príncipe y lo había sustituido por Tiridates de Partia. El gobierno romano consideró esta actuación, realizada a sus espaldas, como una invasión de su territorio por parte de Partia. El emperador reaccionó rápidamente y envió a Cneo Domicio Corbulón al frente de un ejército para recuperar el control de la zona, algo que consiguió con suma facilidad. Tigranes VI fue nombrado rey de Armenia y Corbulón Gobernador de Siria.
No obstante, en el año 62 Tigranes invadió la provincia parta de Adiabene por lo que se inició un nuevo conflicto con Partia. Aunque Corbulón quería continuar con la guerra, Nerón prefirió firmar un tratado de paz, tan contrario como era a cualquier conflicto bélico. A eso se unía los propios conflictos en Roma por la falta de trigo por lo que el emperador prefirió centrarse en la crisis interna.

Nerón, Siglo I d.C., Roma, Museos Capitolinos

El conflicto se resolvió como hemos narrado: fue nombrado rey de Armenia un príncipe parto, que debía viajar a Roma para ser coronado por el dueño del mundo. De ahí en adelante el rey de Armenia sería parto pero debía viajar a la capital del Imperio para recibir su corona.
El prestigio de Nerón como Príncipe de la paz salió reforzado tanto en Roma como en las provincias orientales al haber evitado tantas pérdidas de vidas humanas. El pueblo romano, siempre deseoso de espectáculos, vivió con intensidad la coronación de Tiridates por su emperador.
La paz con Partia duró hasta el año 114 cuando Trajano ocupó Armenia.

domingo, 14 de julio de 2019

La Villa de Popea en Oplontis


Villa de Popea. Siglo I a.C. Oplontis (Nápoles)

A los pies del Vesubio, en Oplontis, se alza aún una villa que perteneció a la familia de Popea Sabina, segunda esposa del emperador Nerón.
La villa, datada en el año 39 a.C., se encontraba deshabitada durante la erupción del Vesubio, inmersa en un proceso de restauración, probablemente debido a los daños que produjeron en ella los sucesivos terremotos que culminaron con el gran desastre natural que sepultó varias ciudades en el año 79 d.C.
Es una gran villa residencial dedicada al ocio, atribuida a Popea por la inscripción dedicada a ella en un ánfora que se encontró en su interior. Su distribución es compleja, debido a que es el fruto de varias ampliaciones.

Propíleos en la fachada sur 

Presentaba una fachada principal orientada al sur de cara al mar (actualmente desaparecida) y una monumental al norte, con vista a un jardín. Hoy se accede al edificio a través de ésta última.
Desde la entrada original se accedía al atrio, un gran espacio con un impluvium (para recoger el agua de la lluvia) y su compluvium (apertura en el techo). Está pavimentado con mosaicos y sus paredes aparecen decoradas con frescos del segundo estilo, en los que se suceden puertas, columnas y una serie de entrantes y salientes que dotan al conjunto de profundidad. Se muestran algunos elementos como la antorcha apoyada sobre la escalera, que crea una sensación de perspectiva de gran calidad.

Atrio con impluvim


Detalle del atrio
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 

Tras la fachada sur, lugar de acceso en la actualidad, se pasa al propíleo que es de época posterior. Se compone de grandes columnas que originan una serie de galerías porticadas que probablemente rodearían un comedor de verano.

Fachada sur
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 

A continuación se accede a un peristilo, con una fuente circular en el centro, que albergaría un pequeño jardín o viridarium que daría luz a la planta baja. Alrededor encontramos varias estancias para el servicio, un lararium (para venerar a los dioses protectores del hogar), y unas letrinas.

Pintura del lararium
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 

En esta área encontramos también la zona termal decorada con ricas pinturas pertenecientes al segundo y cuarto estilos pompeyanos. Arquitecturas ficticias y pájaros comiendo frutas de gran naturalismo decoran el Caldarium (sala de agua caliente) y el Tepidarium (sala de agua templada). En su proximidad encontramos también la cocina, un lujoso salón (del que sólo queda una pared), el triclinio y un pequeño cubículo. Todos estos espacios están ricamente decorados.

Caldarium
Fuente: De User AlMare - Trabajo propio, Dominio público, 

Pájaro comiendo frutas
Fuente: De ho visto nina volare from Italy - Villa OplontisUploaded by tm, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=24352498

En el salón se representa un santuario a Apolo en medio de árboles donde aparecen figuras de exquisita calidad como pavos reales y máscaras teatrales. En el triclinio destaca el gran mosaico de figuras en forma de rombo y los frescos del segundo estilo que representan estructuras arquitectónicas de gran calidad artística. En una de las paredes un cesto con higos asombra por su naturalismo. El cubículo presenta pinturas muy similares a las del salón.


     
Pintura del Salón
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 

Triclinio
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 


Cesto con higos
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 


Cubiculo
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 

Enlazando estas dos grandes zonas encontramos una serie de galerías. Destaca entre ellas un gran pasillo con funciones de vestidor con decoración que recuerda a la Domus Aurea (lo que refuerza la vinculación con Popea), un salón principal y un peristilo que alberga otro viridarium.


Pasillo-vestuario
Fuente: De Carlos Carreter - originally posted to Flickr as Villa de Popea - Oplontis, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8618921


Detalle pintura del pasillo
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 


En dirección norte-sur se sitúa una gran piscina. El lado de levante se compone de una serie de estancias y una galería delante de la piscina decorada con pinturas (similares a las del peristilo) que da acceso a una serie de habitaciones alternadas con pequeños huertos que decoran y aportan luz a las estancias. Los muros de éstos reproducían una vegetación exuberante de gran realismo en los que se suceden fuentes y pájaros.


Piscina
Fuente: De Ra Boe - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, 


Pinturas de uno de los huertos o viridarium.
Fuente: De Amadalvarez - Trabajo propio, CC BY 3.0, 


La villa de Popea es el único edificio que se puede visitar en Oplontis. Su estado de conservación es espectacular como lo es la villa, digna de una emperatriz a la que tanto gustaba el lujo.

miércoles, 3 de julio de 2019

Popea Sabina


Posible retrato de Popea Sabina. Siglo I d.C. París. Museo del Louvre
Fuente: De Desconocido - Marie-Lan Nguyen (2007), Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2201731

Popea nació aproximadamente en el 30 d.C. (era 7 años mayor que Nerón), siendo hija de Popea Sabina la mayor y del pretor Tito Olio. Su madre, mujer de renombrada belleza, se quitó la vida al verse acusada de adulterio por parte de la emperatriz Mesalina. Aunque su familia no era de origen noble, era nieta de un cónsul.
Popea heredó de su madre su legendaria belleza; además era una mujer refinada, elegante y, por encima de todo, de gran inteligencia. Casada en primeras nupcias con Rufrio Crispino (con quien tuvo un hijo del mismo nombre), contrajo matrimonio nuevamente con Marco Salvio Otón, amigo íntimo de Nerón. Por mediación de él se conocieron Popea y el emperador. Los comienzos de su relación fue todo un escándalo pues en las calles de Roma se debatía si Nerón había arrebatado la mujer a Otón o si éste la había utilizado para ganar influencias con el emperador. Yo me decanto por la primera opción pues poco tiempo después Otón fue enviado a Lusitania como gobernador.


Moneda con las efigies de Nerón y Popea
Fuente: De Classical Numismatic Group, Inc. http://www.cngcoins.com, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2192239

Así, Popea se convirtió en la amante oficial de Nerón, que fiel a su carácter no intentó en ningún momento guardar las apariencias. Mucho menos en esta etapa de su vida en que Agripina y sus consejeros habían perdido casi toda la influencia sobre él. Desaparecidos éstos, nadie le impidió acabar con la vida de su esposa Octavia y contraer matrimonio con la mujer de la que estaba locamente enamorado: Popea Sabina.
Roma tenía una nueva emperatriz, que brillaba mucho más que cualquiera de las anteriores, pues Popea, como su marido, huía de la discreción. Amaba tanto la belleza como temía el deterioro que el paso de los años pudiera provocar en ella. Se bañaba en leche de asna para favorecer la blancura y tersura de su piel (haciendo realidad lo que se decía sobre Cleopatra) e incluso dio nombre a líneas enteras de tratamientos de belleza. “Ojala muera antes de hacerme vieja” exclamó en una ocasión que se vio poco favorecida (Dion Casio, Historia romana,  62, 28, 1).
Mucho han hablado los historiadores antiguos sobre el papel de Popea en los asesinatos de sus principales rivales femeninas, Agripina y Octavia. No obstante, como ya apunté con anterioridad, la fiabilidad de éstos es a veces dudosa, pues en numerosas ocasiones han exagerado el papel maligno de mujeres poderosas como Livia, Cleopatra o Mesalina. Si tanto odio sentía Popea por todas sus rivales femeninas ¿por qué no mandó asesinar a Acté?. La antigua amante del emperador se había convertido en una mujer poderosa y seguía compartiendo con él tiernos sentimientos. Su fidelidad quedó patente incluso tras la muerte de Nerón. No obstante, no se puede negar que Popea ejercía cierta influencia sobre el amo del mundo y que como sus predecesoras en ocasiones abusó de su poder.


Posible retrato de Popea Sabina. Siglo I d.C. Museo de las Termas, Roma 2018

Nombrada Augusta desde su matrimonio (algo que Livia consiguió sólo al final de su vida), la nueva emperatriz participaba en asuntos de gobierno. Es notable el gran interés que Popea sentía por la religión judía intentando favorecerla siempre que tenía ocasión (algo que también han aprovechado para acusarla de ser la primera interesada en culpar a los cristianos de provocar el incendio de Roma).
En el año 63 Popea dio a Nerón una hija, Claudia, que murió a los 4 meses habiendo sido nombrada Augusta también. El Príncipe mostró tan gran entusiasmo con el nacimiento como dolor extremo con el fallecimiento de la pequeña. Dos años después, de nuevo embarazada, Popea murió a causa de un aborto. La mayoría de historiadores antiguos atribuyen su muerte a una patada que le propinó Nerón en el vientre durante una discusión tras una noche de borrachera, pero en la actualidad se tiende a afirmar que el aborto de Popea se produjo de manera natural. Incluso Tácito expone que el emperador no pretendía hacerle daño pues “de hecho Nerón estaba ansioso de hijos y prendado de amor de su esposa” (Anales, XVI, 6).


Popea (Patricia Laffan) en la película Quo vadis? (1951)

“Ojala muera antes de hacerme vieja”. El deseo de Popea le fue otorgado pues a su muerte contaba sólo con 35 años.
Las manifestaciones de dolor de Nerón, como todo en él, fueron grandiosas. Incapaz de quemar aquuel cuerpo tan amado, la emperatriz fue embalsamada antes de ser sepultada en el Mausoleo de Augusto.
El emperador nunca superó la muerte de Popea aunque volvió a casarse con Estatilia Mesalina. Mujer de gustos afines al emperador, tenía un solo defecto: que  no era Popea. Obsesionado por el recuerdo de su difunta esposa buscó obsesivamente quien pudiera reemplazarla, hasta el punto que se hizo amante de un eunuco, a quien llamaba Esporo. Tal era el parecido de éste con aquella, que lo obligaba a vestirse, peinarse y  maquillarse como la llorada emperatriz.
Físicamente, como hemos referido Popea era una mujer de gran belleza. Según las crónicas su pelo no era ni rubio ni moreno. Nerón lo definió como “del color del ámbar” (Plinio., 18, 50), y su piel blanquísima. Muy creída de sí misma, sin embargo, no era amada por el pueblo que la acusaba de “meretriz arrogante” (Dion Casio, Historia Romana, 125), pues su carácter era soberbio, despótico y no sentía ninguna empatía por los necesitados, en contraposición de su rival Octavia.

domingo, 23 de junio de 2019

Inauguración de un nuevo recorrido entre el Foro Romano y los Foros Imperiales


El próximo sábado 29 de junio se inaugurará un nuevo itinerario que permitirá visitar a través de un único billete el Foro Romano y los Foros Imperiales. Éste fue presentado el pasado 13 de junio por el Ministro de los Bienes Culturales, Alberto Bonisoli y la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi.



Acceso al Foro de Cesar

Nuevamente en este siglo se podrá contemplar el conjunto tal y como fue concebido pues a mediados del siglo XX los Foros fueron separados por la Via dei Fori Imperiali erigida por Mussolini. El paseo sin barreras podrá iniciarse en la columna de Trajano o desde uno de los ingresos al Foro Romano. Desde allí se accederá al Foro de César, al del Nerva y al de Trajano. Queda fuera de la visita por ahora el Foro de Augusto.
Tanto los Foros imperiales como el Foro Romano representan el centro político, económico, comercial y judicial de la Antigua Roma, algo que contemplaremos ahora en toda su grandeza.
Éste es un primer paso de una visión más amplia. En un futuro breve se agregará a esta visita el Circo Massimo, los Mercados de Trajano y las Termas de Caracalla, en un recorrido arqueológico único en el mundo. De nuevo el corazón de la ciudad imperial se mostrará en un todo.





Un nuevo avance en la conservación del patrimonio romano de la capital del que podremos disfrutar todos los que lo amamos. Ya puedo sentir la emoción que me embargará al ver la columna de Trajano de cerca sin vallas que la separen de mí y, sobre todo, la que me inundará cuando pueda perderme entre los restos del templo de Venus Genetrix en el Foro de Cesar, que el dictador dedicó a la progenitora de la gens Julia y, donde mandó colocar una escultura de su amante Cleopatra. Mi preferido desde siempre.

miércoles, 12 de junio de 2019

Muerte de Octavia


Supuesto retrato de Claudia Octavia. Siglo I d.C. Museo de las Termas. Roma 2018


       Una de las primeras órdenes que Nerón dio a Tigelino fue en relación a Octavia, la esposa que le había sido impuesta en su adolescencia y por la que no sentía amor alguno. La muchacha como su bisabuela homónima (la hermana de Augusto) era una discreta y  virtuosa matrona romana, y como aquella, muy amada por el pueblo a causa de su bondad y atenciones con los más necesitados. Aunque era bella como su madre Mesalina, nada de su carácter podía atraer a un pasional Nerón.
Tras la muerte de Británico y Agripina, la joven (que dormía en estancias separadas) se había mantenido en segundo plano sin llamar la atención mientras su marido vivía un tórrido romance con Popea Sabina, que era totalmente público. Así y todo, ante la insistencia de su amante, Nerón había tratado en varias ocasiones de librarse de su esposa para poder contraer nuevas nupcias con Popea. Burro y Séneca siempre se lo habían desaconsejado. Desaparecidos los dos de la corte, Tigelino no puso ningún impedimento cuando el emperador se divorció de ella acusándola de esterilidad. Según Tácito, Popea no contenta con esto compró a uno de los  sirvientes de Octavia para acusarla de amores con un esclavo. La mayoría de las esclavas se mantuvo fiel a su ama, de hecho una de ellas espetó a Tigelino cuando la torturaba para que confesase que “el sexo de Octavia era más casto que la boca de él” (Anales, 60, 4). A pesar de ello la hija de Claudio fue condenada por yacer con un esclavo. Así, se le apartó de la corte, tras el divorcio y después se la relegó a Campania, bajo escolta militar.



Supuesto retrato de Claudia Octavia. Siglo I d.C. Museo de las Termas. Roma 2018


        No obstante, el pueblo (tal y como habían vaticinado los antiguos consejeros imperiales) montó en cólera, tanto que Nerón estuvo a punto de dar marcha atrás. “Inmediatamente el pueblo sube alegre al Capitolio para dar gracias a los dioses; derriban las efigies de Popea, llevan a hombros imágenes de Octavia, las cubren de flores y las colocan en el Foro y en los templos. Se llega incluso a pronunciar alabanzas del príncipe con estrepitosas voces de veneración. Y ya llenaban el palacio con su multitud y sus clamores, cuando se les soltaron bandas de soldados que con látigos y hierro en mano los disolvieron dispersándolos. Se dio vuelta a lo que por sedición habían hecho cambiar y Popea se vio repuesta en sus honores” (Tácito. Anales, 61, 1). Continúa Tácito relatando que Popea indignada y aterrorizada de que Nerón cambiara de opinión, se le abrazó a las rodillas llorando y le gritó “que su situación había llegado a tal punto que ya no luchaba por su matrimonio, que le era más caro que la vida, sino que su vida misma estaba en peligro por obra de los clientes y esclavos de Octavia, que habían dado el nombre de plebe […]. Le decía […] que sólo les había faltado un jefe, fácil de hallar en medio en medio de la agitación; bastaba con que abandonara la Campania y se presentara en persona en la ciudad aquella que con un gesto de su cabeza, estando ausente podía, podía mover tales tumultos (Anales, 61, 2-3).
De este modo, Tigelino dispuso una nueva acusación mejor preparada que la primera por lo que Octavia fue exiliada a Pandataria “no hubo desterrada que provocara tal misericordia en los ojos de quienes la veían. Algunos todavía se acordaban de Agripina (la mayor), relegada por Tiberio, y más reciente era la memoria de Julia (Livila, hermana de Calígula), exiliada por Claudio. Pero éstas se hallaban  en la plenitud de la edad, habían conocido cierta dicha y podían aliviar la crueldad presente con el recuerdo de su mejor fortuna pasada. En cambio, para Octavia el día de su boda fue como su funeral, llevada a una casa en la que no vería más que duelos, arrebatado su padre por el veneno y poco después su hermano; y luego aquella criada con más poder que su señora, y Popea, cuyo romance no podía traer más que la perdición de la esposa; por último aquella acusación más grave que cualquier clase de muerte” (Tácito, Anales, 63, 2-3).



Moneda con Nerón y Popea Sabina
Fuente: De Classical Numismatic Group, Inc. http://www.cngcoins.com, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2192239

Mas esto no fue suficiente para Popea, por lo que a los pocos días Octavia fue condenada a muerte, contando apenas 20 años de edad. Su cabeza fue el regalo de bodas que recibió con más gozo. Corría el año 62 d-C., el mismo que Nerón presentaba al mundo a su nueva emperatriz, con la que contrajo matrimonio once días después de haberse divorciado.
Es difícil saber, hasta qué punto es cierta una implicación tan clara de Popea en el asesinato de Octavia, del cual no hay ninguna duda fue ordenado por el emperador. Suetonio menciona igualmente los tumultos que siguieron al divorcio de Nerón pero no dice que Nerón actuara influenciado por Popea. Quizás Tácito (que inventó la figura de Livia como temible madrasta) también haya exagerado la participación de la entonces amante. No obstante, todas las fuentes coinciden en lo mucho que Nerón amaba a Popea y lo influenciable que éste era. Lo cierto es que incluso casi un siglo después Tácito se muestra conmovido por el destino desgraciado de la joven e inocente hija de Claudio, lo que es prueba de la gran consternación que provocó su infausto destino.

domingo, 2 de junio de 2019

El ascenso de Tigelino


Tigelino (RalpmTruman) y Nerón (Peter Ustinov) en Quo Vadis? (1951)

Cayo Ofonio Tigelino comenzó su ascenso al poder siendo nombrado caballero y posteriormente prefecto de los vigiles; el espaldarazo definitivo para su carrera fue su designación como Prefecto del Pretorio tras la muerte de Sexto Afranio Burro, en el año 62 d.C. Nerón, consciente del poder de este cargo, dividió la prefectura en dos, por lo que Tigelino la compartió con Faenio Rufo en primer lugar y más adelante con Ninfidio Sabino.
De origen humilde, su primer contacto con la familia imperial fue a través de una supuesta relación con las hermanas de Calígula (Livilla y Agripina la menor) por la cual fue desterrado. Indultado por Claudio, su acercamiento a Nerón fue por mediación de Agripina. Antes se había establecido en Roma como entrenador de caballos de carrera, lo que fue un nexo importante de unión con el emperador, gran aficionado a los juegos circenses. De carácter cruel y disoluto, Tigelino no puso ningún reparo en cumplir cada orden del emperador, por muy controvertida que ésta pudiera ser (como fue el asesinato de Octavia) por lo que éste se sentía muy a gusto con él, ya que al contrario que Séneca y Burro, Tigelino no cuestionaba ninguna de sus decisiones. Tanto él como Popea Sabina influyeron muy negativamente en la personalidad de Nerón.

Pretorianos. Roma. Museos Vaticano

La desaparición de los antiguos asesores del César propició que la influencia de Tigelino se incrementara. Además, no tuvo escrúpulos en librarse de posibles rivales cercanos a Nerón como Petronio (involucrándolos en conjuras en las que no se pudo demostrar su participación). Pero tal era su ascendencia sobre Nerón, que éste lo creyó. No cesó en su empeño hasta que casi todos sus posibles rivales y los del emperador fueron eliminados.
No obstante, cuando la caída de Nerón era inminente, no dudó en abandonarlo y en colaborar para que la guardia pretoriana le retirara su apoyo. De hecho se puso al servicio del nuevo emperador Galba. Su caída se produjo con Otón, el siguiente emperador.