viernes, 31 de enero de 2014

Infancia en Velletri

Augusto nació en Roma el 23 de septiembre del año 63 a.C., en la casa que su familia poseía en la ladera del Palatino, cerca de las “Cabezas de Buey” y que tras su muerte fue consagrada como templo al ser el primer suelo que había pisado. Recibió el nombre de Cayo Octavio, siguiendo la costumbre romana.


Restos de la Casa natal de Augusto en el Palatino. Roma
Los Octavio eran una familia adinerada natural de Velletri, un pueblo situado en una de las laderas de los Montes Albanos muy cercano a Roma. De origen plebeyo, debían su abundante riqueza principalmente a actividades comerciales. Este hecho fue muy utilizado por sus enemigos políticos ya que lo acusaban de tener un antepasado liberto o incluso que su abuelo se dedicaba a la usura. Él lo único que dice respecto a su familia es que era una estirpe antigua que pertenecía al orden ecuestre.
En Velletri pasó Augusto la mayor parte de su infancia, por eso hay quien afirma que nació allí. Lo cierto es que en el siglo II d.C aún se conservaba la casa donde vivió, rodeada del mismo modo de un halo sacro.


Escultura moderna de Augusto. Velletri

Su padre, Cayo Octavio, fue el primer miembro de la Gens Octavia que ingresó en el Senado. A pesar de su trayectoria política y militar mediocre, su riqueza le permitió contraer matrimonio con Atia, hija de Marco Atio Balbo y Julia Menor, hermana de Julio César, perteneciente a la Gens Julia, una de las mayor abolengo de Roma, pero tremendamente empobrecida. Con ella tuvo dos hijos, Octavia Menor y Octavio, el futuro Augusto, a los que se sumaba Octavia Mayor, de un matrimonio anterior.



Supuesto retrato de Cayo Octavio, padre de Augusto. Siglo I a.C. Gliptoteca de Munich
Supuesto retrato de Atia, madre de Augusto. Siglo I a.C.

Más no resultó suficiente para Octavio hijo porque sus adversarios arremetían también contra los ascendentes de Atia por parte paterna, pues se decía que algún miembro de la familia regentó una tahona de pan. Según Suetonio hicieron circular un libelo que decía así: “De la más grosera tahona de Aricia procede tu harina materna; la amasó con sus manos manchadas por el trasiego de las monedas”. Estos ataques a sus orígenes fueron determinantes a la hora de moldear el carácter de Augusto, muy obsesionado por legitimar su vínculo con César, la única sangre totalmente noble que corría por sus venas.


Sin más gesta que haber ejercido el cargo de pretor y una escaramuza contra algunos esclavos huidos de la revuelta de Espartaco en Turio (tras la cual recibió el cognome de Turino que el pequeño Octavio usó en su infancia), Cayo Octavio padre murió habiendo ejercido por un año el cargo de gobernador de Macedonia y sin haber logrado ser Cónsul, la más alta magistratura del Estado. Su hijo tenía tan sólo 4 años de edad. Pronto su madre volvió a casarse con Lucio Marcio Filipo, que sí pertenecía a la alta aristocracia.
       La infancia de Octavio fue feliz, lejos de la agitación de Roma la mayor parte del tiempo y en un ambiente muy familiar y bucólico. A pesar de mantener buena relación con su padrastro algunos períodos se trasladó a vivir con su abuela Julia, a la que estaba muy unido.  También sentía gran afecto por su madre (una mujer que aunaba todas las virtudes de las antiguas matronas romanas) que lo sobreprotegía y asfixiaba más allá de lo razonable, y por su hermana Octavia Menor, a la que le profesó un cariño profundo durante toda su vida.

Octavia Menor. Siglo I a.C. Roma. Museo de las Termas
Fuente: http://www.flickr.com/photos/hesperetusa/4924032254/

Por otra parte, recibió una educación severa, moralista y algo anticuada, encaminada sobre todo al conocimiento del latín y el griego y a un dominio perfecto del arte de la oratoria. Además de preceptores particulares también asistía a la escuela privada, donde probablemente conoció al que sería su gran amigo y otra de las personas más importantes de su vida, Marco Vipsanio Agripa.

2 comentarios:

  1. No debía ser tan idílica su infancia cuando, al ser triunvio incluyó en la lista de proscritos al hombre que fue su tutor legal.
    En cambio sí dio un funeral de estado al esclavo que lo había cuidado (¿quizá su pedagogo?).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He vuelto a releer todas mis notas y no sé a quien te refieres, ¿quizás a un tal Cayo Toranio que cuidó de él una etapa?. Para los cánones de la época, no tuvo una mala infancia pues era un niño en exceso mimado por su madre, su abuela y su hermana Octavia, sin embargo, Augusto siempre fue muy radical tanto en sus amores como en su odios, y vete a saber...Una demostración de su carácter es lo que cuentas del esclavo, se llamaba Esfero, mas bien fue su cuidador personal. Y efectivamente lo quería tanto que le ofreció un funeral de Estado. Gracias por la apreciación. Valoro mucho cualquier nota para ampliar conocimientos porque a veces es imposible abarcarlo todo y habrá muchas cosas que me deje en el tintero

      Eliminar