viernes, 9 de diciembre de 2016

La Domus Tiberiana


Reconstrucción de la Domus Tiberiana


          Cuando las relaciones entre Livia y Tiberio empezaron a enturbiarse, éste último decidió abandonar la casa de Augusto, donde ella aún vivía. Para ello, edificó en el lado occidental del Palatino el que sería el primer gran palacio imperial, ubicado entre el templo de Magna Mater y las laderas de la colina. Quizás Tiberio eligió aquella ubicación por ser donde se encontraba la casa donde nació.
El palacio no encerraba nada de la humildad y sencillez de la casa de Augusto y supuso el punto de partida de lo que serían los sucesivos palacios imperiales: enormes edificios cargados de lujo y magnificencia. Con posterioridad, fue ampliado por Calígula hacia el lado del Foro, terminado por Nerón y, restaurado en varias ocasiones por otros emperadores como Domiziano.



La Domus Tiberiana domina el atrio de la Casa de las Vestales. Roma 2013

Aunque aún no está totalmente excavado, su estado de conservación es bastante bueno. De la parte central se conoce sólo un gran peristilo rodeado de cubículos desde donde salía un pasillo que acababa probablemente en los ambientes excavados en las cercanías del templo de Magna Mater; otros pasillos debían desembocar en el criptopórtico de la Domus de Nerón.
La parte sur, orientada hacia el templo y hacia la Casa de Livia, ha sido excavada a fondo y ha sacado a la luz 18 estancias rectangulares cubiertas de bóvedas de cañón. La octava a la derecha conserva un trozo de bóveda pintada con recuadros que contienen escenas figurativas (una figura femenina, una pantera y algunos pájaros), datadas en siglo III d.C., mientras las paredes en ladrillo están fechadas en la época de la reconstrucción neroniana después del incendio del 64. También en la zona sur, se encuentra una bañera oval con escalones, quizás un vivero donde se criaban peces.
El lado este está delimitado por el largo criptopórtico construido en época de Nerón. En un lado se abren ventanas y se conservan restos de pinturas y pavimentos de mosaico. Un fragmento  del techo, en estuco, está decorado de casetones, elementos vegetales y un panel con 4 figuras eróticas. Desde aquí se puede acceder a la Domus Augustana (construida por Domiciano). Anteriormente, el criptopórtico era un pasadizo subterráneo que comunicaba con la Casa de Livia, en el que fue asesinado Caligula.


Fragmento del techo del Criptopórtico de Nerón. Roma 2011

El lado norte, orientado hacia el Foro, es el más visible, dispuesto a lo largo de una calle identificada con el Clivus Victoriae. Algunos ambientes del noreste-suroeste son más antiguos y sobre ellos se apoyan otras estructuras de época de Adriano que miran hacia la antigua vía con arcos. En esta zona se han descubierto grafitos con listas de cuentas y nombres de monedas, lo que ha hecho pensar en que se tratase de la sede del Fisco Imperial. Estas estructuras fueron usadas como almacén. También en esta zona se abría un recinto para la Guardia Pretoriana.
Las fuentes revelan que la Domus Tiberiana albergaba al menos una biblioteca, sede también del Archivo imperial, que sufrió un incendio a inicios de 192 d.C., bajo Cómodo.
En el siglo VII el Palacio de Tiberio se conservaba magníficamente, tanto que el Papa Juan VII la escogió como morada. Sin embargo, fue abandonado a partir del siglo X, siendo sus materiales utilizados para la construcción de otros edificios romanos, saqueo que siguió durante el Renacimiento a pesar de los ruegos de artistas como Rafael Sanzio y Miguel Ángel de que se respetaran los monumentos de la Antigua Roma. Durante el Siglo XVI quedó definitivamente enterrada por los Orti Farnesiani (jardines Farnesios).

2 comentarios:

  1. ¡Qué pena que la casa de Tiberio fuese saqueada y expoliada para construir otras!Roma tiene a sus preferidos, y éste parece que no es uno de ellos.☻

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que es mucha la riqueza de la Roma imperial expoliada por parte de algunos sectores de la misma Roma. Con lo perdurable que es la arquitectura romana, ni decir cómo serían hoy algunos monumentos. Pero aún en su ruina son de una belleza insuperable.
      Muy cierta tu expresión de que Roma tienes sus preferidos. Por suerte Augusto se siempre se ha encontrado entre ellos, y a aunque con mucha dificultad, su legado se restaura y se mantiene. Tiberio no es un personaje muy afortunado. Nunca cayó bien a casi nadie. Fue víctima de su propio carácter. Hoy la historiografía intenta rescatar su figura, porque aunque no está a nivel de Augusto tampoco es de los peores emperadores. Un saludo!

      Eliminar