martes, 7 de febrero de 2017

Livia en la literatura y el cine




       A pesar de la importancia de Livia en la historia de la Antigua Roma, no hay mucha bibliografía específica sobre ella, particularmente en castellano. Para mi estudio pormenorizado sobre la gran emperatriz, me he basado fundamentalmente en la obra de Matthew Denninson, Livia l’imperatrice di Roma, un libro que desde la óptica de la historiografía moderna traza un perfil más humano de la mujer que tuvo que cargar durante siglos con el estigma de manipuladora y ambiciosa, hasta el límite de convertirse en una asesina, que le impuso Tácito en sus Anales. Dennison quiere dejar claro durante todo el libro que ese es el precio que tuvo que pagar Livia al ser capaz, siendo mujer,  de atreverse a ejercer el poder que Augusto le otorgó. Aquello era demasiado para un mundo romano regido desde siempre sólo por hombres. En esta línea de restitución de la emperatriz están las obras de Anthony Barret, Livia: First lady of Imperial Rome o la Livia de Lorenzo Braccesi, así como la novela del colombiano Enrique Serrano, La diosa mortal.
Como ya expuse en su día en mi reseña sobre la vida y personalidad de Livia, entre los escritores antiguos sólo Tácito y Dion Casio insinúan la afición de Livia a usar el veneno cuando alguien se cruzaba en su camino, siendo más numerosos los autores que alaban su carisma y singularidad como Veleyo Patérculo o Suetonio (quien no dudó en relatar con todo lujo de detalles los crímenes que se atribuyen a Tiberio, Calígula o Nerón y, sin embargo, nada apunta sobre Livia en este sentido).


Las diferentes edades de Livia (Sian Phillips) en Yo, Claudio. 1976

En la línea de Tácito y Dión está la maravillosa obra de Robert Graves Yo, Claudio de 1934 que tanto ha contribuido a crear la imagen negativa de la emperatriz. En ella, Livia es la protagonista femenina absoluta hasta el momento de su muerte. Manipula y mueve todos los hilos de la familia imperial, sin pararse ante nada, para conseguir que su hijo Tiberio herede el Imperio, como finalmente ocurrió. Si despojamos a la Livia que dibuja Graves del vestido de asesina despiadada y manipuladora que le endosó el escritor británico, el personaje concentra toda la fuerza y el carisma que sí debió tener la emperatriz y que tan magistralmente llevó a la pequeña pantalla en la homónima serie la actriz Sian Phillips en 1976, cuya imagen me cuesta desligar de ella en sus años de madurez.


Martina Stella como la joven Livia en la miniserie Augusto, el primer emperador, 2003

Livia aparece también en todas las obras dedicadas a su marido, como un personaje secundario, pero siempre de vital importancia en su vida. En los últimos tomos de la saga dedicado a Roma por Colleen McCullough, Livia aparece representada en la línea que la retratan los historiadores contemporáneos pero aunque es descrita como una mujer que empieza a despuntar como pilar fundamental en la vida del futuro Augusto, es aún una Livia muy joven e inexperta. La saga acaba tras la batalla de Accio, sobre el año 30 a.C. por lo que al final de la misma la futura emperatriz contaba con sólo 28 años.


Charlotte Rampling como la Livia madura en la miniserie Augusto, el primer emperador, 2003

En cuanto a la pequeña pantalla, Livia aparece en varias producciones además de en la mencionada Yo, Claudio, aunque en éstas se muestra de nuevo como un personaje sórdido aunque sin matices de envenenadoras. Entre ellas destacan la miniserie Augusto, el primer emperador romano en la que la emperatriz es representada en su juventud por Martina Stella y en sus años de madurez por Charlotte Rampling. En la serie Roma, Livia aparece en la segunda temporada siendo interpretada por Alice Henley. Aquí incluso la dibujan como una mujer viciosa a la que le gusta el sadomasoquismo en una imagen muy alejada de su famoso virtuosismo. Para mi gusto, ninguna de estas interpretaciones (exceptuando a Sian Phillips) logra captar la esencia de la emperatriz ni en lo referente a su aspecto físico ni en su personalidad arrolladora.


Livia (Alice Henley) seguida de cerca por Augusto (Simon Woods) en la serie Roma, 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada