viernes, 18 de septiembre de 2015

El último viaje de Octavia

Octavia. Siglo I a.C. Roma. Museo de las Termas

En el año 11 a.C. Augusto sufrió otra importante pérdida, la de su hermana Octavia, que falleció a los 58 años de edad de una manera tan discreta como había vivido los últimos años de su vida. Fue otro duro golpe para el Príncipe, pues siempre se había sentido muy unido a su hermana, a pesar que desde la muerte de Marcelo en el 23 a.C. ella se había distanciado de todos, incluyéndole a él. Augusto le dedicó un funeral de Estado siendo su yerno Druso (hijo de Livia y marido de su hija Antonia Menor) quien pronunció el discurso funerario en el que alabó las virtudes de una mujer incomparable. 

Augusto (Simon Woods) preside un desfile junto a las dos mujeres de su vida: Octavia (Kerry Condon) a su izquierda y Livia (Alice Henley) a su derecha en una escena de la serie Roma. 2005.

Realmente aunque siguiera con vida, Octavia murió aquel día de finales del año 23 a.C. cuando su hermano colocó en el Mausoleo que estaba construyendo en el Campo de Marte la urna con las cenizas de su adorado hijo Marcelo. Desde ese momento vivió amargada una vida de retiro lamentando la mala fortuna que le había arrebatado lo que más amaba en la flor de la vida, precisamente a ella, que había vivido siempre supeditada a los intereses de Estado y que por primera vez en su vida empezaba a sentirse plenamente feliz. Ni siquiera el cariño de sus hijas y sus nietos consiguieron sacarla del pozo oscuro de la depresión en la que se sumió.
La historia siempre recordará a Octavia como la mujer que no dudó en sacrificarlo todo por el bienestar de Roma, generosa con los más necesitados, dulce y entregada madre, leal hacia todos, incluso hacia su marido Marco Antonio que la despreció públicamente más de lo que ninguna mujer romana podría soportar. Por todo ello, la Ciudad Eterna sigue recordándola entre las piedras que aún se mantienen en pie del Pórtico que su hermano le dedicó junto al teatro Marcelo.


Pórtico de Octavia. Roma 2013

Al menos la muerte le señaló el camino hacia su malogrado hijo, pues Augusto como homenaje póstumo la enterró junto a él en el mismo nicho del Mausoleo.


Lápida funeraria de Octavia y Marcelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario