lunes, 10 de noviembre de 2014

Mérida (Augusta Emerita). 1ª Parte


Para mi tío…con quien tantos buenos momentos he compartido en Mérida.

Cabeza de Augusto velado. Siglo I d.C. Museo Nacional de Arte Romano. Mérida 2014

Coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, me escapé a Mérida un par de días para ver la Exposición que el Museo Nacional de Arte Romano está dedicando a su fundador desde el pasado 4 de julio hasta el 6 de enero de 2015: Augusto y Emerita. Con posterioridad visité una vez más sus espectaculares monumentos romanos disfrutando del inusual tiempo veraniego que hemos tenido durante la segunda mitad del mes de octubre.
Aprovechando la coyuntura, voy a abrir en el blog una nueva sección denominada “Augusto y las provincias” en la que pretendo analizar las colonias más importantes vinculadas con la figura del primer emperador romano y el patrimonio artístico de su época. Ningún sitio más apropiado para inaugurarla que Mérida, la antigua Emerita Augusta, desde siempre mi ciudad romana favorita después de la Ciudad Eterna.
Siempre he estado profundamente vinculada a Mérida desde que la contemplé por primera vez con 12 años; mi tío (único miembro de la familia que tenía coche allá por el año 87) la había descubierto en sus viajes a Extremadura habiendo quedado tan maravillado que quiso mostrarla a todos. De aquel primer viaje los únicos recuerdos que conservo son los que me devuelven las viejas fotografías, pero sin duda alguna, fue el germen de mi inmenso amor hacia la cultura romana; a su vez Mérida se convirtió en el único lugar que lograba acercarme a una Roma que en aquel tiempo me resultaba tan imposible de alcanzar.
Con posterioridad he vuelto muchas veces, algunas en familia otras ya por mi cuenta;  y a pesar de que hoy puedo permitirme viajar a Roma cada vez que me apetece, Mérida sigue ocupando un lugar privilegiado en mi corazón porque allí me encontré por primera vez con Augusto y porque es la ciudad en la que más podemos apreciar la silueta de la capital del Imperio, pues ambas fueron soñadas por el Príncipe y materializadas por su mano derecha, Agripa.

Monumento a Augusto. Mérida 2014

Hacía diez años que no volvía a la capital de Extremadura y he quedado gratamente sorprendida con los cambios que he percibido; nada más llegar me encontré en la Avda. de Portugal con la nueva rotonda coronada con una escultura ecuestre de Augusto; Inaugurada en 2007 muestra al emperador con vestimentas militar a lomos de un caballo inspirado en el de Marco Aurelio (la única escultura ecuestre romana original conservada). Es la segunda rotonda que le dedica Mérida a su fundador, lo que demuestra lo estrechamente unida que está a su figura. Al mismo tiempo una nueva rotonda en la Avda. de los Emeritos está dedicada  a Agripa, igualmente representado a caballo.

Monumento a Agripa. Mérida 2014

Fundada en el 25 a.C., cuando Augusto tras las guerras cántabras decidió licenciar a sus soldados más veteranos, los eméritos (de ahí su nombre Emerita Augusta) fue asentada en un lugar cuidadosamente elegido junto al río Anas (Guadiana). La ciudad prosperó rápidamente convirtiéndose en un importante centro administrativo por lo que fue nombrada capital de Lusitania. Planificada siguiendo el trazado hipodámico, se la dotó de una importante red de cloacas, acueductos que la abastecían de agua, templos, foro, puentes, calzadas y edificios para los espectáculos públicos: teatro, anfiteatro y circo. De estos se conservan muchos vestigios que hicieron que en 1993 la UNESCO le concediera el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Relieve en el que Agripa (velado) realiza un sacrificio por la fundación de Mérida
Siglo I d.C. Museo Nacional de Arte Romano. Mérida 2014

El teatro

Frente Escénico. Mérida 2014

            Es el monumento más emblemático de la ciudad. Junto con el anfiteatro (que se encuentra al lado) fueron edificados dentro del plan urbanístico de diseño de la nueva colonia. Ambos edificios se alzan  junto a la colina más alta de Mérida aprovechando la inclinación de ésta para sus graderíos, algo más propio de los teatros griegos que de los romanos.
Con una capacidad aproximada de 6000 espectadores, el teatro fue construido en el año 16-15 por orden de Agripa que con posterioridad lo donó a la ciudad. Varias inscripciones sobre los dinteles de algunas puertas de acceso nos lo recuerdan: M AGRIPPA L.F. COS. III TRIB. POT. III (Marco Agripa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, ejerciendo la potestad tribunicia por tercera vez).

Inscripción de Agripa. Mérida 2014

Siguiendo el esquema de los teatros clásicos cuenta con las partes esenciales de los mismos:

  • Cavea o graderío semicircular.- Realizado en hormigón revestido de sillares de granito en gran parte se muestra hoy reconstruido. De hecho de época romana sólo se conserva la cimentación de la suma cavea o grada alta conocida tradicionalmente como las “Siete Sillas”. Aquí se sentaba el público de extracción social más baja. En la Media Cavea (grada media) se situaban los ciudadanos romanos mientras que en la Ima Cavea (graderío inferior) junto a la orchestra se situaban los decuriones y el orden ecuestre.

Cavea. En la parte superior las "Siete Sillas". Mérida 2014

  • Vomitoria.- Galerías abovedadas de acceso a los graderíos.

El frente escénico a través de una Vomitoria. Mérida 2014 

  • Orchestra. Destinada al coro, se separaba del graderío por una cancela.Estaba pavimentado con placas de mármol. La rodeaban tres gradas, originariamente también   en   mármol blanco donde se colocaban los asientos de las autoridades pertenecientes al orden senatorial.


Orchestra bajo la Cavea. Mérida 2014

  • Proscenio.- Escenario.

Escenario. Mérida 2014

  • Aditus.Pasillos laterales de entrada a la orchestra.
  • Frente escénico.- Es la parte arquitectónica más espectacular del teatro emeritense, sin duda alguna, que lo convierten en uno de los más bellos que se conservan. Datado en época de Trajano (S. I-II d.C.) está compuesta de dos cuerpos sostenidos por esbeltas columnas de mármol azulado culminada con capiteles corintios del mismo material en color blanco. Este contraste de color junto con el rosado del resto de la fachada le imprimen un juego cromático muy sugestivo y luminoso que contrasta con la sobriedad de la de otros teatros romanos, como la del Teatro Marcelo de Roma (hoy desaparecida) mucho más compacta. La rematan cornisas en las que se alternan líneas curvilíneas con otras rectas. A través de las puertas que se abren en la fachada accedían los actores al escenario. La ornamentación se culmina con la colocación de esculturas de emperadores y dioses entre las columnas del cuerpo bajo. Preside todo el conjunto desde el cuerpo superior la diosa Ceres, casualmente la divinidad que encarnaba todos los valores promulgados por Augusto, de los que  su esposa Livia se erigió en adalid.

Frente escénico. Mérida 2014

Ceres preside el Frente escénico. Mérida 2005
                   
                 
                                             Detalle de las columnas. Mérida 2005

  • Pórtico detrás de la escena.- En la parte posterior de la fachada se extendía un Peristilo porticado ajardinado en el que el público podía pasear. Al frente se levantaba una pequeña estancia o Aula Sacra destinada al culto imperial. Aquí se encontró la cabeza de Augusto velado que se conserva en el Museo Nacional de Arte Romano.  En conmemoración del bimilenario de su muerte, este espacio (que conserva parte del pavimento en mármol) ha sido rehabilitado con copias de las esculturas que allí se encontraron.


Pórtico detrás de la escena. Mérida 2014

Aula Sacra reconstruida presidida por Augusto. Mérida 2014

Tiberio y otro Príncipe Julio en el Aula Sacra reconstruida. Mérida 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada