lunes, 13 de enero de 2014

Curiosidades de los Idus de marzo

Según las fuentes antiguas fueron múltiples los prodigios que anunciaron la muerte de Julio César. Entre los más famosos  se encuentra la advertencia que le hizo el arúspice Espurina sobre un gran peligro que le amenazaba durante los idus de marzo. Aquél fatídico día al encontrarse el dictador con Espurina camino del Senado le comentó que sus predicciones habían fallado porque habían llegado los idus de marzo y no le había ocurrido nada. Espurina le contestó que aún no había concluido la jornada.
Otro hecho curioso fue el lugar donde se produjo el asesinato: la Curia de Pompeyo. Ese día se había trasladado hasta allí la sesión del Senado al estar en obras su sede en el Foro romano. Esta Curia construida por el gran rival de César se ubicaba junto al teatro del mismo nombre erigido en lo que hoy se conoce como el Área Sacra di Largo di Torre Argentina en pleno centro de la Roma antigua.

Área Sacra di Largo di Torre Argentina. Roma 2013

La puerta de la sala donde se produjo el magnicidio fue mandada tapiar por Augusto con un gran bloque de hormigón siendo considerado lugar nefasto. El descubrimiento de este bloque ha sido determinante para que hace un par de años algunos investigadores determinaran el lugar exacto donde Julio César recibió las veintitrés puñaladas que acabaron con su vida y que, ironía del destino, lo hicieron caer a los pies de la escultura de Pompeyo que presidía la Curia.

Lugar exacto donde fue asesinado Julio César. Roma 2013

Una caída llena de infinita dignidad pues César  en sus últimos instantes, viendo que no saldría con vida de allí, se envolvió la cabeza con la toga y con la otra mano se cubrió las piernas para que sus asesinos no tuvieran opción de mofarse de su cuerpo desnudo. Mantuvo su dignitas intacta hasta el final demostrando una vez más su carisma único.


La muerte de César. Kar Theodor von Piloty.1865
Por su parte, casi todos sus asesinos murieron en los tres años sucesivos y casi ninguno lo hizo de muerte natural. Un gran número de ellos perecieron durante las guerras civiles que se desencadenaron tras la muerte del dictador, otros murieron en naufragio y otros se quitaron la vida con el mismo puñal con el que habían perpetrado el crimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada