miércoles, 22 de febrero de 2017

La caída de Sejano

Tras la desaparición de la escena política de la familia de Germánico y con la perpetua estancia del emperador en Capri, Sejano vivió el máximo apogeo de su poder siendo nombrado cónsul junto a Tiberio (éste in absentia) en el año 31. El poder del prefecto del pretorio era tan inmenso que todos lo miraban como si él fuese el verdadero emperador. Se le decretaron múltiples honores: que el día de su cumpleaños fuera reconocido como fiesta nacional, una embajada de ciudadanos debía recibirlo cada vez que regresaba a Roma y se ofrecían sacrificios por él al mismo nivel que se ofrecían por Tiberio.


Moneda emitida en conmemoración del consulado de Sejano
Fuente: De Classical Numismatic Group, Inc. http://www.cngcoins.com, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2385745

Sin embargo, su cruel comportamiento acabó suponiendo su ruina.  Ese mismo año, Sejano fue destituido y condenado a muerte por parte del emperador. Aún hoy los motivos de este desenlace no están claros.
La versión más extendida es la de Flavio Josefo. Según él, Antonia la Menor (cuñada de Tiberio y madre de Germánico) alertó a Tiberio de una conjura que Sejano estaba preparando en Roma para destituirlo. Ella se habría enterado a través de un cliente del prefecto. En la versión de Dión Casio es el propio Tiberio el que personalmente decide poner fin a la acumulación de poder de Sejano, ante las señales de que pretendía suplantarle.
Para no levantar sospechas (pues Sejano contaba con el favor de los pretorianos), el emperador lo cubrió de aún más honores, permitiendo incluso que su nombre fuera escrito junto al suyo en documentos oficiales. Al mismo tiempo le concedió la mano de su nieta Julia Livila (hija de Druso y de la ex amante de Sejano, Claudia Livila). No obstante, por otro lado, había parado un proceso contra un enemigo de Sejano, nombrando a este último sacerdote junto a Calígula, por quien mostraba cada vez más una singular predilección, jugando la baza del amor del pueblo por la familia de Germánico. Finalmente, renunció al consulado instando al prefecto a renunciar también. La gente estaba desconcertada por lo que empezaron a evitar a Sejano.


Sejano (Patrick Stewart) es detenido por la guardia pretoriana en un fotograma de la serie Yo, Claudio, 1976
Fuente: http://imperioromanodexaviervalderas.blogspot.com.es/2016/09/poderio-y-caida-de-lucio-elio-sejano.html

El 17 de octubre del año 31, Tiberio nombró secretamente a Quinto Sutorio Macrón como Prefecto del Pretorio, anteriormente prefecto de las cohortes urbanas. Éste se ganó el apoyo de parte de los pretorianos. Del mismo modo informó a Sejano de que el emperador le había concedido la potestas tribunicia. El Senado fue convocado en el Templo de Apolo Palatino y, Sejano se dirigió allí exultante con su nuevo logro. Macrón permaneció fuera del recinto y cambió la guardia por hombres de su confianza. En la sesión del Senado se leyó una carta enviada por Tiberio en la que alababa a Sejano. De repente, al final de la misma, el emperador comenzó a acusar enérgicamente al prefecto de traición, anunciando su destitución y ordenando su arresto inmediato e ingreso en la Cárcel Marmetina. Durante el traslado, el pueblo lo cubrió de insultos mientras destrozaban todas sus estatuas a su paso. Mientras, en la Castra Praetoria los pretorianos habían aceptado ya a Macrón como su nuevo jefe.


Interior de la Cárcel Marmetina. Siglos  IV- II a.C. Roma
Fuente: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/carcel-mamertina-sido-reabierta-publico-roma_10539/6

El Senado se volvió a reunir y condenó a Sejano a muerte. Probablemente esa misma noche fue estrangulado y su cuerpo fue arrojado por la escalera de las Gemonias, después de haber sido despedazado por una masa enfurecida. Inmediatamente, fueron ejecutados familiares y amigos de Sejano, incluidos los hijos de éste con su primera mujer, Apicata. La ejecución de la niña de 11 años fue uno de los actos más deplorables de la Antigua Roma: como una antigua ley prohibía ejecutar a una virgen, fue violada antes de ser ejecutada. La pequeña no cesaba de gritar que no lo volvería a hacer, en alusión a alguna travesura infantil. La madre de los niños se suicidó después de mandar una carta a Tiberio en la que acusaba a Sejano de la muerte de su hijo, Druso, con la complicidad de la mujer de éste, Claudia Livila. Esta confesión fue corroborada por esclavos y la propia Livila. Según Dión Casio, por deferencia a su cuñada Antonia (madre de Livila), Tiberio dejó su castigo en manos de ésta. Aunque algunos dicen que Livila se suicidó, la versión más extendida es que su propia madre la encerró en una habitación dejándola morir de hambre. Tanto a Livila como a Sejano se le aplicó la damnatio memoriae, de ahí que no hayan llegado hasta nosotros representaciones fiables de ninguno de los dos.

2 comentarios:

  1. ......¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¿y lo peor está por llegar?!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Calígula batió todos los records: en sólo tres años fue capaz de destilar una crueldad infinita. De hecho, Tiberio decía de él que estaba criando una víbora para el pueblo romano. Ya te lo dije, que los romanos lloraron a Augusto cada vez más al pasar lo años, viendo que cada nuevo César era peor que el anterior. De todos modos también hay grandes emperadores como Trajano o Marco Aurelio. No todo va ser locura, jjj.

    ResponderEliminar