viernes, 22 de febrero de 2019

Tras las huellas de Nerón (2ª Parte)


Nerón niño. Siglo I d.C. Detroit, Instituto


Para bucear en la personalidad del emperador, tendremos que viajar hasta su complicada infancia. Nerón nació siendo emperador su tío Calígula. Su padre, Domicio Enobarbo, 32 años mayor que su madre, era un hombre despreciable, según opinión de muchos. Las primeras palabras que dedicó al recién nacido cuando se lo pusieron a su pies, a fin de que lo reconociera, fueron las que recoge Suetonio “al recibir [Domicio] las felicitaciones de sus amigos, exclamó que nada podía nacer de Agripina y de él que no fuera detestable y para desgracia pública” (Vida de Nerón, 6,1-2).



El pequeño Nerón aún con la bulla infantil en su cuello. París. Museo del Louvre

Así y todo, el pequeño fue desde el primer momento el centro del mundo de su madre que concentró en él todas sus ansias de poder y las frustraciones de su matrimonio. De hecho propuso a su hermano Calígula que le pusiera nombre (con la esperanza que éste que no tenía herederos, lo tuviese en cuenta para una futura sucesión) pero el depravado emperador se burló de la propuesta y le sugirió el nombre del tío de ambos, Claudio, al que todos consideraban idiota. Agripina lo rechazó con desprecio.
Cuenta una leyenda que siendo sólo un bebé intentaron asesinar a Nerón mientras dormía por orden de Mesalina, que veía peligrar la posición futura de su hijo Británico y que los atacantes huyeron al ver salir una serpiente debajo de la almohada. En realidad Agripina inventó esta historia al encontrar en la cuna de su hijo una piel de la muda de una serpiente. Con ella le hizo un brazalete engarzado en oro que Nerón llevaba siempre hasta que el recuerdo de su madre empezó a atormentarlo. En sus momentos difíciles volvió a buscarlo sin éxito. (Suetonio. Vida de Nerón, 6,4).


Nerón adolescente. Siglo I d.C. San Petesburgo. Museo del Hermitage

Entre los años 39-40 cuando Nerón contaba con menos de 3 años se quedó solo de la noche a la mañana: su madre fue enviada al exilio por su hermano Calígula y su padre Domicio murió de hidropesia. El pequeño pasó a estar bajo la tutela de su tia Domicia Lépida, hermana y supuesta amante de su padre, con la que Agripina tenía una pésima relación. Aunque Enobarbo había dejado parte de su patrimonio a su hijo, Calígula se lo confiscó, por lo que se convirtió en una carga para una mujer soltera y austera como Domicia, aunque más cariñosa con él que la intratable Agripina. En definitiva, en sus primeros años de vida Nerón recibió muy poco afecto. Y eso lo marcaría durante toda su vida. Sus primeros maestros fueron un barbero y un bailarín, algo nada normal en un miembro de la familia imperial. Sólo de ellos y de sus nodrizas Eglogle y Alejandra recibió cariño a tan corta edad. Ambas le fueron leales hasta la muerte.
Durante el año 41, tras el asesinato de Calígula, Agripina volvió del exilio. Nerón (que sólo contaba 4 años) vio cómo nuevamente se le apartaba de un ambiente que parecía agradarle para enfrentarse a una educación más severa, pues Agripina estaba horrorizada por la educación que estaba recibiendo su hijo. Así que trajo a Séneca del exilio para que lo educara. Su autoritarismo agobiaba al niño, que cuando mostró síntomas de preferir a la tía, dio lugar sin pretenderlo a una guerra entre las dos mujeres. Años después, siendo emperatriz, Agripina hizo a acusar a Domicia de complot contra Claudio por lo que fue condenada a muerte. Nerón fue obligado por su madre a testificar contra su tía. Algo que le costó superar.



Nerón. Siglo I d.C.


Así, a una tierna edad, tenemos al joven Nerón atemorizado y manipulado por una madre que lo dominaba por completo, creando en él una serie de inseguridades y una baja autoestima, sentimientos que originarán la principal nota característica de su carácter: la necesidad compulsiva de reconocimiento.
Por ello, todos los honores que le otorgó Claudio siendo muy joven, sin que hiciera nada para merecerlo (reconocerlo como hijo adoptivo, hacerle destacar en actos públicos frente a Británico, dejar que se diera baños de masas cada vez con más frecuencia) fueron modelando un carácter caprichoso y mimado en una persona que en lo más profundo de su interior se sentía tremendamente sola y perdida, encerrada en una vida creada a su medida sin que nadie le hubiera preguntado si la deseaba.
“Cuando todavía era un niño de corta edad, durante las representaciones del circo participó en los juegos troyanos con el mayor arrojo y cosechando un gran éxito. A los once años fue adoptado por Claudio y entregado a Anneo Séneca […]. Cuando fue presentado en el Foro después de vestir la toga viril, prometió al pueblo un reparto extraordinario, a los soldados un donativo, e hizo desfilar a los pretorianos marchando a la cabeza de ellos escudo en mano; luego dio las gracias a su padre [Claudio] en el Senado. Ante éste mismo, a la sazón cónsul, defendió a los habitantes de Bolonia en latín, y a los rodios e ilienses en griego. Administró también justicia por primera vez como prefecto de Roma durante el sacrificio de las fiestas Latinas, rivalizando los más prestigiosos abogados en presentarle no las demandas corrientes, de rápida tramitación como es costumbre, sino un sinfín de casos de la mayor importancia, a pesar de haber sido prohibido por Claudio” (Suetonio, Vida de Nerón 7).

Nerón. Siglo I d.C. Museo de las Termas. Roma 2018

Séneca se dio cuenta del inconformismo de su joven pupilo cuando se puso al frente de su educación, pues enseguida percibió que no era un trabajo fácil moldear su pensamiento. Así y todo, se empeñó en enseñar a Nerón las vías más adecuadas para alguien que va a ejercer el más grande poder. De ahí que centrara sus enseñanzas en lo que él consideraba los pilares fundamentales de los que gobiernan: disciplina y apoyo de las legiones, obediencia, respeto por el deber y la defensa de la familia y de las tradiciones ancestrales romanas como centro de la vida del individuo. También intentó inculcarle el valor sagrado de la benevolencia y la piedad.
A pesar de la rebeldía del adolescente la influencia de Séneca se sintió sobre todo en los primeros 5 años de su reinado, de hecho cuando le presentaron su primera sentencia de muerte Nerón expresó que desearía no saber escribir. A medida que fue rodeándose de otros círculos, fue alejándose de las enseñanzas del filósofo cordobés.
De hecho, uno de los hobbies favoritos de Nerón en los primeros años de su Principado era vestirse de noche como cualquier joven romano y mezclarse con el pueblo sin ser reconocido, disfrutando de la vida como cualquier joven de su edad. Además, se mostraba siempre cercano llamando por su nombre a personas de todos los estamentos sociales.



Nerón. Siglo I d.C. Moscú, Pushkin Museum
Fuente: De shakko - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, 

Así, poco a poco y con el devenir de los años fueron fluyendo otros matices de la personalidad de Nerón que habían permanecido ocultos mientras vivieron su madre y Séneca. Entre estos destacan su egocentrismo, su megalomanía y su gusto por el espectáculo a todos los niveles. Nerón buscaba crear un mundo nuevo a partir de sus deseos e intuiciones, con más o menos acierto, pues en su época el imperio gozó de gran prosperidad, de dinamismo económico y cultural, éste último impulsado por su gran amor por el helenismo. Fue un exhibicionista, narcisista y un gran showman. Por eso, gustaba a la plebe, y por eso lo odiaban las élites aristocráticas e intelectuales romanas porque suponían una merma de su poder e influencia.
Así y todo, ¿era Nerón un psicópata? ¿tenía doble personalidad? La mayoría de las fuentes que he consultado coinciden en que su perfil es más cercano al sociópata, pues algunos de los rasgos conductuales de esta patología coinciden perfectamente con los de Nerón: ausencia de empatía en general, autoestima ambigua, constante búsqueda de nuevas sensaciones, egocentrismo, megalomanía, falta de responsabilidad, exceso de hedonismo, altos niveles de impulsividad….todo acompañado por ataques de pánico. Otro rasgo del carácter de Nerón, que era bastante miedoso.
Estos individuos (como queda claramente reflejado en la figura de emperador) sufren la crítica y el desprecio generalizados por lo que se vuelcan en aquellos que lo aprecian, en el caso de Nerón, la plebe que lo adoraba.



Nerón. Siglo I d.C. Roma, Antiquario del Palatino
Fuente: De Jastrow - Trabajo propio, Dominio público, 

¿Y cómo era Nerón físicamente? A pesar de ser tataranieto de Augusto, no tenía apenas ningún rasgo juliano pues era muy parecido a los Enobarbo: de piel muy clara, ojos azules, pelo rubio rojizo que a él le gustaba llevar de un modo muy poco romano, largo y escalonado sobre los hombros. Tenía toda la piel cubierta de pecas, lo que es normal en las personas pelirrojas. En cuanto a su estructura física, era de mediana estatura y tendente a la obesidad, aunque tenía las piernas muy delgadas. Gozó siempre de una excelente salud. Vestía de forma extravagante, algo que también irritaba a las altas clases romanas por lo que consideraban un insulto.
Su gran pasión desde su niñez fueron las artes: la poesía, el canto, el baile, la pintura y la escultura; sólo cuando se vio libre de la opresión de su madre dejó que fluyeran en su total apogeo. Otra de sus grandes aficiones eran las carreras de cuadriga, siendo un gran admirador de los Verde puerro, el equipo del pueblo.



Nerón. Siglo I d.C. Roma, Museos Capitolinos
Fuente: De cjh1452000 - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, 

Para concluir, decir que dentro de la corriente de rehabilitación de su figura, el alcalde de su ciudad natal en 2009 inauguró un monumento a Nerón que hoy es el lugar más fotografiado de Ancio, a pesar de  la incredulidad de los muchos visitantes que se acercan al leer la leyenda que lo acompaña: “durante su Principado el imperio conoce un periodo de paz, de gran esplendor y de importantes reformas”· En 2011, Roma le dedicó un exposición que batió todos los records de visitantes. Malvado o maltratado por la historia, lo que sí es cierto es que Nerón vende y sigue siendo el emperador más mediático. Estuve en la exposición, pero no me gustó que mientras reivindicaban la figura de Nerón con material arqueológico de gran calidad proyectaban en la Curia Julia los mismos organizadores la película Quo Vadis?. Me pareció muy desacertado que la superintendenza utilizara para recordar a Nerón la novela y película que más han injuriado su figura, en la sede del Templo de Rómulo en pleno Foro Romano.



Monumento a Nerón en Ancio. 

2 comentarios:

  1. "Fue un exhibicionista, narcisista y un gran showman"....Creo que estás hablando de un tal Donald Trump...☺
    Buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O de una tal Berlusconi, transalpino como Nerón. Está claro que la historia se repite una y otra vez. El hombre no aprende. Gracias! Saludos

      Eliminar