domingo, 11 de marzo de 2018

Claudio, el emperador inesperado

La muerte de Calígula, a pesar de las características del personaje, produjo un caos y un vacío de poder en los días sucesivos a su asesinato. Por un lado, los soldados germanos sedientos de sangre buscaron palmo a palmo por la ciudad con la intención de acabar con los asesinos, matando a gente inocente al confundirlos con los tiranicidas. Éstos por su parte, escondidos debatían sobre la mejor manera de restaurar la República pues no estaban dispuestos a aceptar un nuevo tirano.

Senadores romanos. Siglo III d.C, Roma. Museos Vaticano
Fuente: De Sailko - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, 

Mientras el Senado se reunía para decidir sobre el futuro, no en la Curia Julia, sino en el templo de Júpiter Capitolino, con la intención de envolver de un hondo sentimiento simbólico la cita. Esa noche los dos cónsules fueron quienes ordenaron a los guardias mantener el orden. La euforia por parte de los senadores se resume en estas palabra que pone Flavio Josefo en boca de uno de los cónsules “para los que han crecido educados en la virtud, basta vivir una sola hora en un país libre, sin responder a nadie más que a uno mismo, gobernados por las leyes que nos han hecho grandes” (Antigüedades Judías, 19, 2, 2).
Sin embargo, los pretorianos tenían otros planes. A sabiendas de que nada podían ganar ellos con la vuelta de la República, no tardaron en movilizarse para buscar un sucesor que tuviera la sangre de Augusto. La tarea no era fácil pues el único descendiente del emperador, su sobrino Lucio Domicio (futuro emperador Nerón) era aún un niño. Sólo quedaba con vida un  varón, sobrino nieto del divino Augusto, considerado tan insignificante por su gloriosa familia que ni Sejano, ni su hermana Livila, ni su tío Tiberio ni su sobrino Calígula se tomó la molestia de asesinar. Por tanto, no podía haber otro candidato posible que el considerado el tonto de la corte, el tío Claudio.

Claudio es proclamado emperador. 
Detalle del cuadro Un emperador romano. Lawrence Alma Tadema. 1872
Fuente: De Lawrence Alma-Tadema - Art Renewal Center – description, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2255808

[Claudio] mantenido aparte con los demás por los que preparaban la emboscada contra Cayo y alejaban a la gente con el pretexto de que deseaba estar solo, se había retirado a una cámara que recibe el nombre de Hermeo; poco después, aterrado por la noticia del asesinato, se deslizo hasta una terraza contigua y se escondió entre las cortinas que cubrían la puertas. Un soldado raso que pasaba casualmente por allí vio sus pies y sintió curiosidad de saber quién era; al punto le reconoció, le sacó de su escondite y, mientras Claudio caía a sus plantas lleno de terror, le saludo como emperador. Luego le llevó ante sus otros compañeros, que estaban indecisos y que por el momento no hacían más que vociferar. Éstos lo colocaron en una litera y, como sus esclavos habían huido, por turnos lo llevaron sobre sus hombros hasta el campamento; iba afligido y tembloroso, mientras la multitud que encontraba a su paso le compadecía como a un inocente al que arrastraran al suplicio. Recibido dentro de la empalizada, pasó la noche entre centinelas, con muchas menos esperanzas que seguridad” (Suetonio. Vida del divino Claudio. 10, 1,2).


 Porta Praetoria. Restos de la Castra Praetoria. Siglo I d.C. Roma
Fuente: De No machine-readable author provided. Joris assumed (based on copyright claims). - No machine-readable source provided. Own work assumed (based on copyright claims)., Dominio público, 


         En el Senado ya había corrido la voz de la intención de los pretorianos, por lo que las cohortes urbanas habían ocupado el Foro y el Capitolio para defender la libertad apenas obtenida. Cuando llevaron a Claudio ante los senadores aquel respondió “que se hallaba retenido por la fuerza y la necesidad. Pero al día siguiente, en vista de que el Senado se mostraba más remiso en ejecutar sus propósitos a causa del enojoso desacuerdo a que llevaba la diversidad de pareceres, y de que ya la multitud que rodeaba la curia reclamaba un solo dirigente pronunciando su nombre, permitió que los soldados en armas, reunidos en asamblea, le prestaran juramento, y prometió a cada uno 15.000 sestercios, siendo así el primer César que recurrió al dinero para asegurarse la lealtad de los soldados” (Suetonio. Vida del divino Claudio. 10, 3,4).
El Senado no tuvo más remedio que aceptar a Claudio ante la insistencia del pueblo y los pretorianos. Incluso varios senadores se propusieron ellos mismos como candidatos recalcando la incompetencia de Claudio para desempeñar tal ardua tarea. Sin embargo, no podían competir con el linaje de Claudio: sobrino nieto de Augusto y hermano de Germánico. No obstante, al no haber sido adoptado por nadie de la gens julia, los senadores le concedieron el título de César. De esa forma, el nombre del genial general quedaría asociado para siempre como el título de los gobernantes del Imperio romano, y de muchos líderes del futuro.
Así, la última persona en la que nadie hubiera pensado, el hombre al que todos despreciaban, sobre todo dentro de su propia familia,  se convirtió en el cuarto emperador romano a la edad de 50 años, convertido en Tiberio Claudio César Augusto Germánico.


Claudio (Dereck Jacobi)  en el Senado rodeado de pretorianos. Fotograma de Yo, Claudio, 1976

“Y qué pensamientos o recuerdos pasaban por mi mente en esa extraordinaria ocasión?¿pensaba en la profecía de la sibila, en el augurio del lobezno, en el consejo de Polión, en el sueño de Briseis? ¿en mi abuelo y en mi libertad?¿en mis tres predecesores imperiales, Augusto, Tiberio, Calígula, en sus vidas y muertes?¿en el gran peligro que corría en manos de los conspiradores, del Senado y de los batallones de la guardia en el campamento?¿en Mesalina y nuestro hijo no nacido?¿en mi abuela Livia y la promesa que le había hecho de deificarla si alguna vez llegaba a ser emperador?¿en Póstumo y Germánico?¿en Agripina y Nerón?¿en Camila? No, nunca podrán adivinar lo que me pasaba por la mente. Pero seré franco y lo diré, aunque la confesión resulte vergonzosa. Pensaba: de modo que soy emperador, ¿eh? ¡Qué tontería! Pero por lo menos ahora podré hacer que la gente lea mis libros. Recitales públicos ante grandes multitudes. Y son buenos libros, he trabajado en ellos 35 años. No seré injusto […]. Eso era lo que pensaba. Y pensaba también en las oportunidades que tendría, como emperador, para consultar los archivos secretos y descubrir qué había ocurrido en tal ocasión y en tal otra. ¡Cuántas historias deformadas quedaban aún por corregir! ¡qué milagroso destino para un historiador!. (Robert Graves. Yo, Claudio, Cap. XXXIV).

2 comentarios:

  1. Pero ¿qué pasó con Casio Querea?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso iba a contarlo en una entrada posterior, pero ya que lo preguntas te lo adelanto: fue ajusticiado por Claudio y mandado ejecutar, no sólo por el asesinato de Calígula sino sobre todo por el de Cesonia y la niña. Casi no hubo más represalias, aunque algunos de los asesinos se suicidaron ante el desprecio de la sociedad. En Roma, los asesinos de "tiranos" siempre han acabado mal. Un saludo.

      Eliminar