domingo, 28 de enero de 2018

Los barcos de Calígula en Nemi

“Mandó fabricar navíos liburnos de diez filas  de remos, con las popas adornadas de piedras preciosas y las velas tornasoladas, en los que había termas, pórticos y comedores de gran amplitud, e incluso una gran variedad de vides y árboles frutales; en estas naves celebraba durante el día banquetes amenizados con danzas y conciertos, mientras recorría las costas de Campania”
Suetonio. Vida de Calígula (37,2)

              
Lago de Nemi


             En la zona central de las Colinas Albanas, a 25 kms al sureste de Roma, se localiza Nemi, en cuyo lago cada verano tiene lugar un fenómeno conocido como Speculum Dianae (Espejo de Diana) caracterizado por el maravilloso reflejo de la luna en el centro del lago. Seguramente por este motivo lo eligió Calígula para construir los dos espectaculares navíos similares a los que se hace referencia Suetonio.
              Tras la muerte del emperador, el Senado ordenó que se destruyeran todas sus obras, fruto de su carácter megalómano. Los barcos fueron hundidos en la profundidad del lago y cayeron en el olvido. Sin embargo, de vez en cuando los pescadores sacaban a la luz objetos antiguos enredados entre sus redes. Ello fraguó la leyenda que en lo profundo del lago se hallaba algún navío colosal.


Uno de los barcos, según National Geographic. 2014


              En 1446, Próspero Colonna propietario de ese territorio fue el primero en querer hallar que escondía el lago de Nemi por lo que encargó la exploración a buceadores profesionales genoveses. Éstos vieron un único barco y al intentar sacarlo a la superficie con técnicas inapropiadas arrancaron parte del mismo, que durante mucho tiempo fue expuesta en Roma.
Así, durante otras ocasiones a través de los siglos se intentaron sacar a la luz los restos de los navíos imperiales. No obstante, no fue hasta 1927, ordenado por Benito Mussolini, cuando se decidió vaciar el lago mediante grandes centrifugadoras. En la primavera de 1928 fue rescatado el primer barco. Entonces se construyó un Museo de las Naves donde fueron expuestos los navíos. Desgraciadamente, el 31 de mayo de 1944, un incendio devastador lo redujo a cenizas.  De las gigantescas naves sólo se salvaron los bronces que aún hoy se exponen en Roma.


Restos del navío

Cabeza de Medusa que adornaba la barandilla que rodeaba al timón. Roma. Museo de las Termas

Cabeza de león. Roma. Museo de las Termas

Cabeza de lobo. Roma. Museo de las Termas

       Las naves medían respectivamente 70 metros de largo por 20 de ancho y 73 metros de largo por 26 metros de ancho. Demuestran el gran desarrollo tecnológico que tenían los romanos en la construcción de barcos de gran envergadura. Probablemente tenían una doble función: lujosa residencia (se ubicaba junto a una gran villa que había pertenecido a Julio César) y lugar de culto destinado a Diana, junto a su santuario.
              En 1988 el Museo de las Naves romanas se reabrió en Nemi aunque las piezas más importantes se exponen en el Museo de la Termas de Roma. El Museo de Nemi cuenta con dos partes diferenciadas: una dedicada a los dos barcos con exposición de modelos a escala y copia de objetos encontrados en las naves y piezas originales (como tuberías de plomo con el nombre del emperador, mosaicos y pavimentos de mármol con incrustaciones). Y otra dedicada al Lago Nemi y al Santuario de Diana.


Pavimento de mármol

Precisamente uno de estos pavimentos de mármol ha retornado el pasado mes de octubre al Museo de Nemi, encontrado por los Carabineros de los Bienes Culturales, en casa de un particular en Nueva York durante una operación extraordinaria de recuperación de obras de arte robadas. El fragmento en el que destacan figuras geométricas en bellos colores rojos, verdes, ocre y azules pertenecía al puente de mando.
El pasado año 2017, varias investigaciones infructuosas han pretendido sacar a la luz una tercera nave. Años antes el descubrimiento de una estatua colosal en Nemi también dio alas a los arqueólogos para afirmar que habían encontrado la tumba de Calígula, algo que tampoco se confirmó. Todo ello es consecuencia de la gran fascinación que sigue despertando la figura del emperador más controvertido de Roma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario