domingo, 19 de noviembre de 2017

Calígula y el Senado

[A su caballo Incitato] se dice que hasta tenía pensado otorgarle el consulado”                                                                                       Suetonio. Vida de Calígula, 55, 3
Las relaciones de Calígula con el Senado se fueron deteriorando progresivamente, hasta el punto que ningún senador estaba seguro cerca de él. El desprecio que sentía el emperador hacia los senadores queda reflejado en la famosa cita de Suetonio. El historiador, en contra del tópico popular que afirma que Calígula nombró cónsul a su caballo, apuntó que se decía que tenía pensado hacerlo, no que lo hiciera de manera categórica. En definitiva, el célebre episodio no es más que otra burla más de Calígula hacia las altas magistraturas del Estado, en el sentido que consideraba tan ineptos a quienes las ostentaban, que hasta un caballo lo haría mejor.
       Aunque se desconoce cuál fue el origen de los conflictos, sí sabemos con certeza que desde que Tiberio se trasladó a Capri el Senado adquirió más autonomía y se había acostumbrado a tomar sus propias decisiones. Algo que Caligula no estaba dispuesto a permitir.
Lo primero que hizo el emperador para eliminar a senadores hostiles fue desempolvar los juicios por traición pendientes de juicio desde los tiempos de Tiberio (y que Calígula había fingido destruir cuando llegó al trono imperial). Los cónsules fueron destituidos (estando varios días el Estado sin esta sagrada magistratura) y muchos senadores fueron juzgados y, en muchas ocasiones, ejecutados. La ley de lesa majestad (que protegía al Estado de conjuras o sediciones) empezó a aplicarse caprichosamente. Los condenados perdían todos sus bienes que iban a parar al Tesoro Público.


Senadores en el Ara Pacis Augustae. 13-9 a.C. Roma

 Los senadores eran tratados como miembros de una corte oriental, siendo obligados a humillarse ante el emperador. La adulación y el soportar las vejaciones se convirtieron en el única arma de los senadores para sobrevivir. Pues la caída en desgracia no sólo podía suponer la muerte o el exilio, sino también la privación de riquezas para la supervivencia de sus familiares y la pérdida del prestigio de su linaje, a veces antiquísimo.
“Había un cierto Protógenes, que ayudaba al emperador en sus asuntos más duros que siempre llevaba consigo dos libros, uno de los cuales llamaba su espada (donde apuntaba la gente que iba a ser ejecutada) y el otro su daga (donde anotaba a aquellos que se les iba a conceder la oportunidad del suicidio). Este Protógenes entró en el Senado un día como si fuera a tratar otros asuntos, y cuando los senadores lo saludaron con naturalidad, él lanzó una mirada siniestra a Escribonio Próculo y exclamó: “¿No me saludas? ¿Es que odias al emperador?”. Al escuchar esto los allí presentes rodearon a su compañero y lo despedazaron. Cuando Cayo (Calígula) mostró placer ante esto, declaró que se había reconciliado con ellos. Así, los senadores aprobaron celebrar varios festivales en su honor al mismo tiempo que decretaron que el emperador ocupara una alta plataforma en la misma Curia, para evitar que nadie se le acercara y aprobaron que militares lo protegieran incluso allí; también le ofrecieron que sus estatuas debían ser custodiadas. Cayo (Calígula)  dejó al lado su ira contra ellos, y con impetuosidad juvenil hizo algunas cosas excelentes”. (Dión Casio. Historia romana. 26, 1-4). Este estremecedor relato de Dión Casio, sea cierto o no, muestra con gran crudeza cómo la relación de Calígula con la principal institución de Roma quedó reducida al sometimiento y el miedo.


Calígula. Siglo I d.C. Nápoles. Museo Arqueológico Nacional

Aunque Suetonio no recoge este episodio, describe otros en la misma línea. Por ejemplo cuando Calígula se desplazó a Germania a una expedición militar, frustrado al no tener enemigos con los que combatir “abandonó la asamblea y se dirigió inmediatamente a Roma, volviendo toda su ira contra el Senado, al que amenazaba abiertamente para desviar los rumores de tantos actos vergonzosos, quejándose, entre otras cosas que se le había privado del triunfo completo, aunque él mismo había ordenado poco antes, incluso bajo pena de muerte, que no se abriera ninguna deliberación sobre los honores debidos a su persona. Así, cuando una comisión de este ilustrísimo cuerpo vino a verle, mientras se hallaba en camino, con el ruego de que apresurara su regreso, le respondió a grandes voces: “llegaré, llegaré y ésta conmigo”, mientras golpeaba repetidas veces la empuñadura de la espada que llevaba en su cintura. Por un edicto hizo saber además […] que para el Senado no volvería a ser ni un conciudadano ni un príncipe. Prohibió incluso que ningún senador le saliera al encuentro. (Vida de Calígula. 48, 2 y 49, 1-2).
En conclusión, queda patente con estos relatos que Calígula vertió todo su odio contra la institución que podía suponer un límite a su poder absoluto.

2 comentarios:

  1. De momento el caballo se salvó de su ira. JJJJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incitato fue el único q escapó de su furia, jjj. Seguramente le sobrevivió y Claudio lo trataria como a un caballo normal

      Eliminar